En clase con mis 53.018 compañeros (2ª parte, ya somos 120.000)

Diploma

Hace hoy justamente 3 meses escribí un post llamado “En clase con mis 53.018 compañeros” en el que hablaba de un curso e-learning que empezaba en EdX. Prometí una segunda entrega, y creo que incluso puedo prometer una tercera.

He llegado al ecuador del curso, desde el punto de vista del plazo (el límite para entregar todos los elementos evaluables acaba el 15 de abril). He entregado también aproximadamente la mitad del trabajo y he hecho uno de los dos tests, con lo que se puede decir que estoy a la mitad. En realidad creo que estoy más adelante, ya que he visto todos los vídeos y leído todos los apuntes y enunciados de ejercicios.

Quería compartir con nuestros lectores las reflexiones sobre este tipo de educación, en concreto sobre este curso. En primer lugar, los aspectos positivos:

  • El material del curso está muy trabajado. Y eso se nota. Es coherente, completo, se sigue razonablemente bien. Y normalmente cuando aparece una duda sólo hay que buscar en el material del curso.
  • Hay mucho vídeo, pero hecho con sentido. Es decir, si aparece una persona ahí contando algo es porque verlo nos aporta algo. Si se tratara de un busto parlante creo que podríamos omitir la imagen y dejar la voz con las diapositivas. La historia principal la cuenta el profesor principal en las clases magistrales. Pero para cada concepto importante hay un vídeo complementario exclusivo de ese concepto. Eso ayuda mucho cuando surgen las dudas. El vídeo en su mayor parte está grabado de manera profesional y con gran preparación (y repito, eso se nota). Los actores de los vídeos secundarios van variando, y eso ayuda también a que sean más amenos.
  • Se intenta conectar continuamente el contenido con la realidad. Eso es fundamental. Y lo digo porque puedo comparar con otros cursos que también estoy intentando seguir. Cuando el alumno se pregunta una y otra vez “¿esto para que sirve?”, tenemos un gran problema como educadores. Por hacer una comparativa, es como subir una cuesta arriba sin saber qué nos vamos a encontrar al final.
  • Y finalmente, me gustó mucho el planteamiento del profesor desde el primer día: “lo más importante no es como cuánto sabes al final de curso en comparación a tus compañeros o a un test, sino cuánto sabes en comparación a cuánto sabías al principio“.

Por contra, hay problemas, o llamémosle retos:

  • El primero es mantener la disciplina y motivación para avanzar. Hay miles de distracciones posibles y cientos de problemas que nos pueden interferir.
  • El segundo es la componente social del aprendizaje. Somos un animal social por naturaleza y en compañía se aprende mejor.

Bueno, prometo seguir hablando de los MOOC (Massive Online Open Courses,  terrible abreviatura en español). Espero que cuando haya acabado, con éxito, el curso.

One Response to En clase con mis 53.018 compañeros (2ª parte, ya somos 120.000)